miércoles, 16 de marzo de 2016

"Uno de los pies, calzado de oro, se prolongaba puntiagudo hacia delante. El otro, descalzo, dejaba apenas ver, fija en el talón, el ala de Mercurio."

No hay comentarios:

Publicar un comentario